EL COVID-19 Y LAS CLASES SOCIALES

Si hay algo que la actual pandemia del coronavirus esta poniendo de manifiesto todos los dias, es la constatacion de que la sociedad en la que vivimos es una sociedad de clases, por mucho que los eufemismos linguisticos y los adornos luminosos de la vida moderna traten de camuflar.

Más información

Nota de prensa

coronavirus

Los siguientes son solo algunos ejemplos de ello:

Ahora los inmigrantes van a ser bienvenidos. El gobierno va a flexibilizar su contrataci?n, a alargar sus permisos de residencia... Lo que sea con tal de que hagan el trabajo que han venido haciendo durante muchos a?os y que ahora con la reducci?n de movilidad no pueden hacer; esto es, recoger las cosechas de nuestros campos para que podamos comer. Que luego ya no hacen falta, pues nada, patada en el culo y a su tierra, que Espa?a es solo para los espa?oles decentes.

Este trato es esperable porque son solo recursos humanos, ahora te necesito y te uso, ya no me haces falta te echo. Pero no nos confundamos, no solo son recursos humanos los migrantes, nosotras, todas nosotras y nosotros, tambi?n lo somos. Cuando nos necesitan para producir estupendo, cuando no, a la calle.

En EE.UU. y seg?n las noticias que ellos mismos nos entregan a cap?tulos, los que est?n sufriendo la enfermedad con mayor incidencia son los afroamericanos. Pero no porque el virus ataque m?s a personas con una determinada gen?tica, que en este caso coincida con la suya, no. Les ataca m?s porque en aquel pa?s son el colectivo que habitualmente realiza los trabajos con m?s riesgo de contagio (limpiadoras, reponedoras, cuidadoras. etc). Y esto no lo inventamos nosotros, lo reconocen ellos en sus informaciones. A?n as?, a?n reconocido por ellos, ni nos ruborizamos con tama?a realidad infame.

Nunca nos hemos apercibido tanto de las diferencias entre las viviendas de los ricos y la de los pobres como ahora. No es lo mismo que haya cuatro personas confinadas en sesenta metros cuadrados que una sola persona en un palacete. Pero lo mas indignante es que ni siquiera lo esconden, sino que se prodigan en las redes sociales con fotos de su penoso confinamiento, con la sola compa??a de su piscina y sus 1500 metros cuadrados de jard?n. Ni comentamos que en Florida se haya considerado actividad esencial la pr?ctica del Golf...

Que el virus, y en cualquier momento la parca, ataca a todo el mundo por igual es indudable, pero cuando, por tu estatus, tienes dinero y medios para pagarte una buena atenci?n sanitaria, las posibilidades de salvar la vida aumentan considerablemente, si no que se lo pregunten a los que solo tienen sanidad si pueden pagarse un seguro; o a
Boris Johnson, que tiene en la cabecera de su cama, en la UCI, un respirador, no ya us?ndolo, sino por si acaso lo necesitara, mientras para otros ni siquiera hay mascarillas.

Que los trabajadores van a tener que apretarse el cintur?n ante la crisis econ?mica que se avecina, parece el mantra de moda, sin embargo los pol?ticos siguen cobrando, a parte de un fabuloso sueldo, unas astron?micas dietas, totalmente injustificadas porque est?n en sus casas.

Y no queremos ni o?r hablar, para no llorar, de las diferencias entre el norte y el sur, el mismo clasismo aplicado a pa?ses. Las naciones del norte de Europa prefieren
darnos caridad (un regalo, seg?n Holanda) a las del sur antes de ser solidarias y repartir las ayudas y la riqueza entre todos. Pero siempre hay pa?ses mas al sur que nos convierten en Norte. Mientras aqu? nos quejamos porque no nos llegan los respiradores en ?frica pueden ir prepar?ndose para morir como chinches porque no tienen ni agua. Por no tener no tienen ni comida (6 millones de personas mueren todos los a?os de hambre en el mundo). No tienen ni medicinas de rid?culo precio para paliar por ejemplo la malaria que les mata a miles... Pero claro, siempre ha habido clases... y ?a quien le importa los pobres!

A nosotras y a nosotros tienen que importarnos, a los propios pobres. Cuando pase la pandemia seguiremos viviendo en un mundo de clases, de ricos y pobres. Un mundo que tenemos el deber moral de cambiar, para que cuando vengan las pandemias no sean siempre los mismos los que mueran, y para que cuando no vengan vivamos, todas y cada una de las personas del mundo, una vida digna de ser llamada as?.

En CNT creemos que no hay que olvidar, que nuestra fuerza est? en la organizaci?n si queremos conseguir una sociedad mas justa, libre e igualitaria.

CNT Badajoz

Te interesa

Paideia: 40 años de lucha contra las máquinas.

Carta de agradecimiento de Ibai a su cole, por todo lo que le ha dado.

"¿Habéis visto Matrix? Bueno, como si no la habéis visto, yo os hago un resumen, además de aconsejárosla ya que es una trilogía digna de ver."

¿Azul o roja?
¿Azul o roja?