TRABAJO DOMÉSTICO: MOTOR FUNDAMENTAL PARA LA ECONOMÍA

A pesar de contribuir a la economía y constituir un motor fundamental, es una de las formas de empleo más invisibilizadas, precarias, inseguras y desprotegidas, así como peor remuneradas. Más del 95% del empleo en este sector es ocupado por mujeres

Trabajo doméstico. Motor de la economía

Más información

Feminismo

La vulnerabilidad jurídica y social es una de las características del sector de empleadas de hogar y, a pesar de los cambios normativos y de la regulación que se ha ido produciendo a lo largo de los años, existe entre un 30-40% de empleo doméstico que no está regulado, y el que sí lo está, no parte de las mismas condiciones que el resto de ?profesiones?.

En este sentido, actualmente se denomina ?profesión? a ciertas actividades laborales institucionalizadas que proporciona bienes o servicios a la sociedad, cuyo ejercicio requiere una formación especializada y reconocida, y que son desempeñadas por un colectivo de personas que establecen las normas que consideran adecuadas y aceptables para su buen ejercicio.

¿Realmente, se pone en valor el ?trabajo doméstico? y a las mujeres, que son las que lo desempeñan en su mayoría? ¿Se considera una ?profesión?? Si tenemos en cuenta la desigualdad en derechos, no podemos, por menos, que ponerlo en duda.

Así, a las ventajas que supone para la persona empleadora de regular la situación con un bajo coste, en el régimen especial, son múltiples las desventajas para la persona empleada:

? Su cotización sólo es computable para su jubilación. Es decir, si el/la empleador/a pone fin a la relación laboral, no tendrá derecho alguno a percibir ningún tipo de prestación por desempleo ni contributiva ni no contributiva.

? las indemnizaciones en el despido, tampoco están igualadas al resto de los contratos. Es barato contratar, y aún más barato, despedir.

? no se contempla la eliminación del despido por desistimiento

? no se aplica la ley de PRL

? no tienen derecho a una jubilación anticipada

? no están incluidas en el FOGASA. Es decir, si quien emplea no abona las precarias nóminas, quedarán totalmente descubiertas; habrán ?regalado? su trabajo y su tiempo a cambio de NADA.

? la vigilancia por parte de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social en los domicilios, es inexistente. De esta forma, no es extraño encontrar a mujeres que realizan trabajos de gerocultoras, por ejemplo, con personas con discapacidad, gran dependencia, etc., bajo contratos de ?empleada de hogar?, cuando su trabajo debería estar regulado por el régimen general.

Y en el fondo de todo subyace la NECESIDAD de la empleada, el no disponer de recursos, con baja empleabilidad, encontrándose en una situación de extrema vulnerabilidad que la obliga a aceptar condiciones abusivas de quienes, a golpe de talonario, ostentan el poder.

Veamos una situación real (no es invención lo que se relata). Entrevista del día 24/09/2018

Perfil de la candidata (C)

? 43 años. Desempleada. Familia monoparental-numerosa. Gerocultora y formación complementaria en la rama sanitaria.

? Más de 3 años de experiencia en Residencias de la Tercera Edad, Ayuda a Domicilio, etc.

? Aporta CV y Vida Laboral, además de referencias.

Empleadores (E)

? Particulares. El trabajo es para atender y acompañar a señora de 90 años -su madre-, totalmente independiente. Vive sola. Empieza a presentar leves signos de Alzheimer.

? Trabajo ofertado: Supervisar y apoyar en AVD. Realizar pequeños paseos.

? Condiciones: Jornada de 20 horas semanales, de lunes a viernes, en horario de 10 a 14h. Salario: 406?

La realidad es bien distinta.

E: queremos que acompañe a nuestra madre en las funciones que realiza cada día, sin que ella pierda su autonomía. Si tiene que salir, que vaya con ella -a comprar, dar un paseo, etc.-, y ayudarla a realizar la limpieza de la casa. Tiene 90 años, pero está muy bien. No se encargaría de la limpieza, porque viene una mujer de ayuda a domicilio dos veces a la semana.

Realmente queremos contratar a alguien porque empieza a tener leves olvidos, y como vive sola, ya no estamos tranquilos.

C: perfecto. Si les parece bien, y ella lo acepta, podemos trabajar la memoria, motricidad, etc.

E: bueno, no sabemos si ella querría, porque es algo pasiva?

Tras revisar el CV, y considerar que la candidata está incluso ?sobrecualificada?, acuerdan darle la respuesta lo antes posible, dado que se iniciaría la relación laboral el día 1 de octubre.

El miércoles, día 26, se le notifica que ha sido seleccionada. Se inician los detalles del tipo de contratación:

E: he estado hablando con mi hermano, y no sabemos si nos interesa más el horario de 9.30 a 13.30h.

C: bueno, por mi parte no hay problema, porque está dentro del horario escolar de mis hijos.

E: y lo mismo nos interesaría más de martes a sábado?

C: como le comenté, el horario de lunes a viernes para mí era viable porque no tenía que depender de terceras personas para el cuidado de mis hijos durante mi jornada laboral. Si es algún sábado suelto, podría organizarme, claro, pero si son todos los sábados, teniendo en cuenta que el salario es ?pequeño?, si tengo que pagar a alguien?

E: ya, bueno, serían algunos sábados?

C: bueno, no sé, siempre que me lo comuniquen con antelación, intentaría organizarme? si es algo excepcional?

E: también tendría que realizar las tareas de la casa, la comida y adelantar la cena?

C: ah, vale, no me habían comentado nada en la entrevista. Como tenían una persona de ayuda a domicilio?

E: sí, pero estamos pensando en prescindir de ella?

C: ¿Y el contrato por cuánto tiempo sería?

E: indefinido, con dos meses de prueba, y por ?servicio doméstico?.

C: pero mis funciones son de gerocultora y creo que pertenece a régimen general. Se lo digo porque con este tipo de contrato, por ejemplo, si deciden finalizar la relación laboral, no tendría derecho a prestación por desempleo.

E: ya, pero es que no vamos ahora a mover tantos papeles para hacerlo por régimen general, y además el coste es muy elevado, y no nos compensa.

C: entiendo. Como le dije, estoy trabajando en otro sitio, así que le comunico a la empresa que ceso. Gracias.

Llega el viernes, día 28 de septiembre.

E: este es el tipo de contrato, échale un vistazo.

C: disculpen, pone de lunes a sábado?

E: sí, porque como lo mismo tienes que trabajar algún sábado, para ?cubrirnos las espaldas?.

C: entiendo. Pero justo esta mañana tenía que arreglar unos papeles en el SEXPE, y lo he consultado, y me han dicho que no es necesario si va a ser algo excepcional, o como mucho, que se contemple en una clausula adicional, especificando cómo sería remunerado, a cambio de otro día, como horas a parte, etc.

E: no hay contrato. Ya no nos interesa. Adiós.

C: perdón, no entiendo. Disculpen si les he molestado en algo. Miren, póngalo como consideren, no pasa nada. He dejado otro trabajo porque me habían confirmado que empezaría con ustedes, por favor, necesito el trabajo.

E: que no nos interesa. Adiós.

Como se puede comprobar, el control de la situación lo tiene, y lo mantiene, quién tiene el poder. La candidata perdió el trabajo que tenía, y al ser una renuncia voluntaria, la posibilidad de percibir cualquier tipo de prestación ni contributiva, ni no contributiva.

Las empleadoras, conscientes de la situación de necesidad de la candidata, pretendían no sólo que realizara más funciones de las acordadas inicialmente, sujetos a un contrato que no correspondía a sus funciones, pero fiscalmente ventajoso para ellas, sino también que trabajase un día más, por el mismo salario.

La situación de precariedad y necesidad que sufren muchas mujeres hace que se acepten contratos y condiciones laborales abusivos, y la falta de regulación en este tipo de trabajos, tanto de cuidado como servicio doméstico, agravan su situación, contribuyen a la dependencia económica de muchas mujeres que no tienen otro recurso laboral, y nutren la invisibilidad de este colectivo.

La lucha por pasar de la ?consideración del valor de este tipo de trabajos? a la materialización a través del reconocimiento de sus derechos en igualdad de condiciones al resto de profesiones, así como la equiparación salarial correspondiente, es una NECESIDAD para reducir, y tender a la total extinción, de la brecha laboral/salarial que sufren las mujeres.

Día del guerrillero. VII convivencia

Como cada año, afiliadas y simpatizantes de la CNT extremeña nos reuniremos en la localidad cacereña de El Torno (Valle del Jerte), para homenajear a los guerrilleros antifascistas y a todas las personas que les ayudaron en su lucha por la libertad y contra la tiranía genocida y retrógrada.
Día del guerrillero. VII convivencia
Día del guerrillero. VII convivencia

Extremadura Libre nº.24

Medio de expresión de CNT Extremadura.
Para descargarlo en PDF, haz clic en la imágen
Extremadura Libre 24
Extremadura Libre 24